Terapia familiar estructural

A lo largo de su existencia la familia atraviesa por una serie de etapas y en cada una de ellas la familia tienen que enfrentar situaciones de estrés originadas tanto en las nuevas demandas de cada una de ellas, como de otras circunstancias accidentales

1332311212629-images_8_.jpg

La estructura familiar es el conjunto de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una familia.

Para explicar como se estructuran las relaciones entre los diferentes subsistemas Minuchin utiliza los siguientes conceptos:

Coaliciones: Siempre involucra a tres personas, de las cuales dos de se unen para enfrentar a la otra.

Jerarquía: El modelo de funcionamiento familiar adecuado dentro de este enfoque sostiene que debe existir un reconocimiento por parte de los diferentes subsistemas de un mayor poder del subsistema parental.

Genesis y mantenimiento del problema

El problema es un recurso para mantener en equilibrio un sistema, o es mantenido por el propio sistema. El problema puede originarse en la estructura del propio sistema o haberse originado en un miembro en particular y ser apoyado por el sistema familiar. Las familias disfuncionales responden a los requerimientos de cambio internos o externos estereotipando sus pautas transaccionales, las cuales se hacen rígidas de tal manera que bloquean toda posibilidad de cambio.

1332311232750-images_9_.jpg

Metas terapéuticas

La meta de esta terapia es la transformación o reestructuración del sistema familiar, lo cual conduce al cambio en la manera en que los individuos se relacionan entre si.

Estrategias y técnicas:

Coparticipación: La coparticipación del terapeuta con la familia se logra cuando  el ultima hace saber a los diferentes miembros de la familia que estan siendo comprendidos,, y que se esta  trabaja con ellos y para. El principal instrumento para lograr la participación es el propio terapeuta, quien debe ser capaz de adoptar diferentes posiciones, de manera tal que la familia se puede sentir segura para intentar pautas de comportamientos tanto alternativas como no habituales, y de esta manera cambiar su estructura.

mapa_colores.png

Posición de cercanía: El terapeuta puede utilizar como herramienta para lograr la coparticipación ciudadana diferentes técnicas, dentro de la cuales se destaca primero convertirse en una fuente de autoestima y estatus para los diferentes miembros o subsistemas de la familia, cuyas conductas se quieren apoyar o retirar cuando los miembros o subsistemas no siguen las orientaciones del terapeuta o se comportan de manera no funcional. Una segunda técnica consiste en confirmar las respuestas afectivas

Posición intermedia: El terapeuta adopta una posición lo más neutral posible, trata de no establecer alianzas con ninguno de los integrantes d la familia. Los anima a contar sus historias sin confirmar una u otra. Puede usar técnicas como la dramatización, las reformulaciones, la paráfrasis y la reflexión del sentimiento.

Posición distante:En esta el terapeuta coparticipa con la familia desde una posición de experto, procurando que los distintos integrantes de la familia se sientan competentes para iniciar un cambio. Aquí el terapeuta asigna tareas y promueve la escenificación de relaciones familiares habituales o novedosas con el interés de producir un cambio.


Planificación de las intervenciones a partir del mapa de la familia: El terapeuta debe elaborar un mapa de la estructura de la familia, para ello observa las pautas de interacción que se dan dentro de las mismas. La descripción de la estructura familiar comprende información acerca de aspectos tales como: composición familiar, es decir quienes integran a la familia que vive bajo un mismo techo; las jerarquías que comprende quien tiene el poder y para que; los limites que existen entre los miembros de un subsistema y de cada subsistema con los otros, así como a las coaliciones donde se describe quienes se unen para enfrentar a alguien mas, en cuanto a los limites estos deben estar identificados como difusos, rígidos o permeables, es interesante identificar si la estructura de la familia es centrípeta o centrifuga.

Reencuadramiento: Cuando las familias llegan a terapia poseen un encuadre de si mismas y de sus problemas, lo que de alguna manera mantiene la  estabilidad de las pautas de interacción disfuncionales de la misma. A esta visión se opone el encuadre del orientador que busca promover el cambio; debe convencer a la familia de que un nuevo punto de vista les abre nuevas perspectivas y les permite iniciar un proceso de cambio.

Escenificación: La técnica de escenificación consta de tres momentos: El orientador observa las interacciones  espontáneas que se producen dentro de la familia; en un segundo momento, organiza secuencias escénicas para que se manifiesten pautas de interacción especificas y por ultimo propone modalidades diferentes de interacción.

Enfoque: El orientador debe elaborar un plan estratégico de intervención y enfocarse en la información referida a las pautas de interacción que pretende modificar, ignorando en que momento otra información que no es útil para sus metas terapéuticas.

Intensidad: Se utiliza para que la familia reconozca y acepte el mensaje que les esta enviando. Algunos de los procedimientos que el orientador puede utilizar para lograr intensidad son: 1.- La repetición del mensaje especialmente referido a la estructura, ya sea de manera literal o metafórica una y otra vez durante el transcurso de la terapia. 2.-La modificación del tiempo haciendo que la familia continué discutiendo un problema mas allá de lo que de forma habitual le marcan pautas habituales de interacción. 3.- El cambio en la distancia, donde el terapeuta usa el espacio del consultorio y la distribución de los integrantes de la familia para darle intensidad a mensajes estructurales.

Establecimiento de límites: Se logra a través del establecimiento de una distancia psicológica adecuada entre subsitmenas que estén demasiado unidos o separados.

Desequilibramiento: Técnica mediante la cual el orientador puede cuestionar y modificar la distribución del poder en una familia, esto se logra a través de varios recursos como el establecimiento de una alianza con algunos miembros de la familia.

Complentariedad: El orientador debe procurar que los miembros de la familia vean sus problemáticas como parte del un todo que esta por encima de su yo individual.

Cuestionamiento de la realidad familiar: El uso de este tipo de intervención  consta de tres momentos: Se definen las interacciones que causas el síntoma como positivas, en un segundo momento se prescribirá como consecuencia inevitable de la lógica familiar el ciclo de interacción que causa el síntoma y finalmente el orientador debe oponerse a los intentos de cambio de la familia e incluso adelantarles que sucederán; no obstante poco a poco permitirá que vayan manifestándose.

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar