Tipologia de la familia desde el punto de vista de su composición.

Familias nucleares.

Este tipo de familia está compuesto por ambos padres y los hijos viviendo en un hogar; es la estructura familiar predominante en casi todas las sociedades occidentales.

1332188548791-images.jpg

La familia nuclear se considera el ideal social e incluso se ha tendido a considerar por la sociedad en general e incluso por diversos especialistas como inevitablemente patológica cualquier tipo de estructura familiar que sea diferente de ésta.

Familias monoparentales

Existen múltiples definiciones acerca de la monoparentalidad; las distintas definiciones tienen en común a considerar:

1-La presencia de un solo progenitor en el hogar, ya sea que viva solo o con sus respectivos padres

2- La presencia de uno o varios hijos en el hogar

3- La dependencia económica de los hijos

4- El considerar que los fenómenos anteriores se originan por diferentes causas

Iglesias de Ussel establece una tipología de las familias monoparentales de acuerdo a  las causas que le dan origen:

a)Monoparentalidad vinculada a la natalidad, aquí tenemos los núcleos monoparentales derivados de las madres solteras.

1332189525957-images_2_.jpg

b)Monoparentalidad vinculada a la relación matrimonial, en la cual se engloban las rupturas ya sean voluntaria o involuntaria de la relación matrimonial.

1332189386410-images_3_.jpg

c)Monoparentalidad vinculada al ordenamiento jurídico, aquí se incluyen la maternidad y paternidad que se dan como resultado de los procesos de adopción.

1332189448389-images_5_.jpg

d)Monoparentalidad vinculada a situaciones sociales, ejemplos son los casos en donde existe la ausencia de uno de los conyugés por motivos de trabajo, privación de la libertad y emigración

1332189548265-images_4_.jpg

Lo que resulta verdaderamente indiscutible que este tipo de familia es cada vez más frecuente en las sociedades modernas. Con relación a los hogaresmonoparentales femeninos o masculinos se encontraron características comunes que los diferencian de los demás, cuando se cumplen las funciones paternas o maternas. En primer lugar, se les impone tanto a los padres como a las madres en esta situación retos para los cuales no fueron socializados.

Consecuencias para los hijos.

Varios estudios muestran que las madres que enfrentan la crianza de los hijos solas tienden a sufrir con mayor frecuencia de desventajas socioeconómicas, mayores problemas de ansiedad y depresión, presentan un mayor nivel de estrés y mayores problemas con los hijos. Tambien refieren que perciben menor apoyo social, menores contactos con los amigos y la familia que las mujeres casadas. Las madres monoparentales son más susceptibles a presentar estrés ante los problemas.
Las consecuencias desfavorables que presentan los niños que crecen en familias monoparentales se asocian desde nuestro punto de vista a la situación de desventaja económica que presentan muchos de los niños que crecen en estas familias y en segundo lugar a las dificultades que afronta el padre que se queda con los hijos para ejercer una crianza efectiva por la multiplicidad de roles que tiene que cumplir de manera simúltanea.

Familias reconstituidas

1332189682221-images_6_.jpg

Las familias reconstituidas presentan una serie de características particulares: la relación paterno o materno-filial es anterior a la relación de pareja actual; algunos o todos sus integrantes experiencia previa de familia y por tanto tradiciones y expectativas acerca de la vida en común: los hijos e hijas de modo habitual integran dos familias diferentes con inevitables diparidade; y por último no está claramente definida cuál ha de ser la relación entre los niños y la nueva pareja del progenitor.
Segúnn Papernow estas familias atraviesan por tres estadios característicos:

  1. Estadio temprano: éste se caracteriza primero un periodo de “fantasía”, en el que la pareja sostiene expectativas irreales acerca de su desenvolvimiento. Supone el surgimiento del amor instantáneo entre sus hijos o hijas y las nuevas personas que llegan a su vida; imaginan que las familias reconstituidas son como las primeras uniones, pero sin sus errores. Al segundo periodo se le conoce como el de “inmersión”, pronto surgen los problemas de ajuste y los rechazos explícitos; el grupo familiar aparece frecuentemente dividido en subsistemas, a menudo biológicos con los sentimientos de exclusión subsiguientes en los otros miembros.
  2. Estadios intermedios: Predomina la movilización y acción, los diversos miembros de la nueva familia confrontan sus distintas necesidades e intentan negociar acuerdos y reglas que sean satisfactorios para todos
  3. Estadio final: Los acuerdos y normas que se han ido adoptando en la fase anterior permiten que la familia funcione como una unidad. En este periodo, si se lograron los acuerdos eficientes en la etapa anterior, la familia reconstituida consigue sentirse realmente unida.
1332189897179-images_7_.jpg

La construcción de una sólida relación de pareja debe ser la prioridad básica de los adultos. Las relaciones entre los niños o niñas y la nueva pareja de su madre o padre, es uno de los aspectos decisivos para el buen desenvolvimiento de estas familias. La forma ideal en que debe funcionar el nuevo miembro de la pareja es como una “persona adulta amiga y cariñosa”, que está involucrada en la vida de niños y niñas y apoya la labor del progenitor, pero no asume el ejercicio de la autoridad.

images_8_.jpg

Consecuencias para los hijos.

Isaacs encontró que en los hijos que viven en familias reconstituidas existe un mayor riesgo de problemas conductuales y resultados psicosociales negativos cuando se comparan con los hijos que crecen con los padres biológicos. Sin embargo estos efectos se presentan con mayor frecuencia durante el periodo de transición inmediato al re-matrimonio de los padres y no se mantienen a largo plazo.
Existen varios factores que influyen en el grado de ajuste que adquieren este tipo de familias; se pueden mencionar entre estos:

  1. La edad de los hijos al momento de la constitución de la nueva pareja. El inicio de la adolescencia parece serla peor edad para ajustarse al nuevo emparejamiento del padre o la madre biológicos. Las chicas, sin embargo, presentan más problemas en las familias reconstituidas, cuando viven con la madre biológica y su nueva pareja, ya que la relación generalmente satisfactoria que tenían con sus madres se ve afectada debido a que pierden parte de esa intimidad y ese estatus privilegiado que disfrutaban con la llegada del nuevo compañero.
  2. El tipo de la familia reconstituida que tiene mayores problemas de ajuste, es la de estructura compleja, donde cada uno de sus integrantes aporta hijos de uniones anteriores
  3. La figura que se incorpora a la familia, parece que existen mayores problemas de ajuste cuando el que se integra a la familia es la mujer, ya que parece que a los niños les cuesta más trabajo aceptar a la figura femenina que se incorpora a sus vidas.
  4. La calidad de la relación anterior que sostengan el padre o madre biológico con sus hijos y el mantenimiento del mismo nivel de la misma, debe ser siempre una relación estrecha y especial, con tiempo propio y exclusivo
  5. El estilo de paternidad, el nuevo integrante de la pareja que trata de ejercer autoridad de inmediato, generalmente no es obedecido, y genera conflictos con los hijos no biológicos; la mejor estrategia paternal en este caso, puede ser el actuar como apoyo a la autoridad paternal
  6. Las características individuales de los hijos, los niños que tienen características positivas en su personalidad, como son un temperamento tranquilo, madurez social y competencia académicas son más aptos para adaptarse con mayor efectividad al segundo matrimonio de sus padres
  7. La calidad de la relación entre la pareja, este es quizá el elemento que más influye en la adaptación de todos los miembros, ya que ambos integrantes de la misma necesitan estar muy unidos para enfrentar todas las complicaciones derivadas de la complejidad desu relación

Uniones libres.

La unión libre se produce cuando los miembros de una pareja han decidido vivir juntos con la intención expresa de perdurar, pero por una razón u otra no han formalizado su relación a través del matrimonio.
Este tipo de uniones puede ser atribuido a un conjunto complejo de causas culturales, económicas y sociales. Dentro de los factores que se asocian con el incremento de las uniones libres se encuentran las actitudes menos punitivas de la sociedad ante ellas; el rechazo entre los jóvenes a la institución tradicional del matrimonio y de adoptar compromisos a largo plazo.

1332190497268-images_9_.jpg

Consecuencias para los hijos

Las uniones libres, como ya se había mencionado, pueden presentar diversas estructuras. Hay resultados donde se muestra cómo los padres biológicos viviendo en unión libre toman conciencia de los sacrificios a los que deben someterse por sus hijos y las implicaciones propias de la parentalidad de la misma forma que las parejas casadas.

1332190588714-images_10_.jpg

Los padres en unión libre se preocupan por el aspecto financiero, educativo, la disciplina y el cuidado de sus hijos. En una investigación se encontró que los hijos que viven con los dos padres biológicos en unión informal no presentan problemas de conducta diferentes a los de dos padres biológicos que viven en matrimonio, tampoco problemas en el desarrollo cognitivo.

Divorcio

En la mayoría de las familias, el divorcio ocasiona una crisis, es decir un “estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas, y por el potencial para obtener un resultado radicalmente positivo o negativo”
1332190891018-images_11_.jpg Cuando una persona se encuentra de forma inesperada ante una petición de separación o divorcio, su primera reacción es de incredulidad, para dejar después sentimientos de enfado, angustia e intenso pánico por la incertidumbre ante el futuro. Todo ello suele alentar deseos de venganza, lo que le lleva a contar  a los amigos íntimos aspectos negativos de la personalidad de la ex pareja, a destruir objetos de su propiedad, a interrumpir y dificultar cualquier toma de decisiones respecto a la separación, o, lo que es peor, a utilizar a los hijos como vehículo de descarga de su agresividad.

1332190920462-images_12_.jpg
Además de estas problemáticas en el orden emocional, los sujetos involucrados en un divorcio tienen que enfrentar un conjunto de situaciones complejas como son las referidas:

a)Cambios en su nivel de vida, los cuales generalmente implican una disminución del mismo, con las consiguientes restricciones para todos los integrantes de la familia

b)El hacerse cargo de todos los trámites legales, los cuales son casi siempre sumamente engorrosos y conflictivos

c)Redefinir sus relaciones con amigos, familia política eincluso con la propia. Esta reestructuración también alcanza las relaciones de los sujetos con diversas instituciones como por ejemplo, la escuela de sus hijos

d)Dar la noticia de la separación a los hijos; brindarles apoyo emocional; mantener un autocontrol emocional delante de los hijos cuando realmente no lo tienen y mostrase optimistas con respecto a las posibilidades futuras de la familia, incluso cuando ellos en realidad tienen sentimientos pesimistas.

Los puntos de conflicto más frecuentes entre las personas que se divorcian se relacionan con aspectos como:

a)La división de bienes. Es recomendable trabajar con ambos cónyuges para que acepten que el divorcio siempre ocasiona pérdidas en estos aspectos

b)El mantenimiento económico, la pensión alimenticia de los hijos y/o de la pareja. Es necesario trabajar con ambos padres para que elaboren acuerdos que permitan a los hijos enfrentar la menor cantidad de cambios posibles y que ambos integrantes mantengan una situación económica estable

c)La custodia de los hijos. Todos los acuerdos que se logren entre los padres deben favorecer una relación lo másestrecha posible de ambos con los hijos.

Consecuencia para los hijos.

Diversos autores sostienen que el haber vivido un divorcio está asociado con una probabilidad mayor de lo normal en los hijos de tener una relación débil con los padres, de sentirse solos e insatisfechos, de considerar que la vida está fuera de su control y de experimentar muchos problemas de salud, tanto físicos como emocionales.
Se encontró que las personas que han experimentado la muerte o separación del padre, especialmente del padre del mismo sexo en su niñez, reportaran una mayor frecuencia y severidad de cuadros depresivos de mayores magnitudes.

 

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar